Comprar un SSD M.2 | Consideraciones a tener en cuenta

Cómo comprar un SSD M.2 Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un dispositivo M.2 para un ordenador es si tiene uno o dos conectores M.2.

Las tarjetas M.2 se suelen utilizar en los dispositivos informáticos móviles más recientes (laptops, mini PC). Dado que el factor de forma es diferente al de las tarjetas mSATA, las unidades SSD M.2 no son compatibles con los sistemas más antiguos.

Al estar diseñada para dispositivos móviles, M.2 puede no ser adecuada para los sistemas de almacenamiento de las grandes empresas.

Sin embargo, los proveedores de almacenamiento empresarial están empezando a incorporar las SSD M.2 en sus matrices de almacenamiento híbridas y all-flash. Incluso con capacidades limitadas, el tamaño y la densidad de las SSD M.2 permiten a los proveedores de almacenamiento incluir mucha capacidad de alto rendimiento en una caja pequeña.

Si un portátil es compatible con las especificaciones M.2, dispondrá de la interfaz física, y el sistema operativo del dispositivo debería incluir ya los controladores necesarios de la interfaz de controlador de host avanzado (AHCI) para permitir la instalación de la tarjeta de almacenamiento M.2. También puede ser necesario realizar un ajuste en el sistema básico de entrada/salida (BIOS) del dispositivo para que pueda reconocer el almacenamiento M.2.

Para los ordenadores de sobremesa que no están equipados con interfaces M.2, existen tarjetas adaptadoras que se conectan a una ranura PCIe para alojar tarjetas M.2.

Tal como lo lees, puedes instalar una ranura PCIe con soporte para discos SSD M.2. Esto es lo que se suele hacer en placas bases un poco más antiguas.

Cabe resaltar que la velocidad alcanzada es similar a que si tu ssd m.2 estuviese conectado por SATA. Así que tal vez no notes mucho la diferencia.

Cada vez es más común el uso de la memoria flash en los sistemas de almacenamiento secundario. Esto se hace para permitir recuperaciones más rápidas cuando las operaciones informáticas tienen que cambiar a la copia de seguridad o al almacenamiento secundario durante las interrupciones del centro de datos.

Publicar un comentario

Gracias por visitar este blog.
Siéntete en la libertad de comentar. Tu comentario será visible posteriormente.

Artículo AnteriorArtículo Siguiente

Formulario de contacto